Tareas y terapias propias de esta hora, las 2:45 PM

¿Qué se puede hacer un miércoles a las 2:45 PM?, pues pocas cosas, además ninguna de ellas buena.

Podría regodearme en la tristeza de un día plomizo: el cielo tiene un color grisáceo panza de burro y hace un frío de espanto, pero no, no lo voy a hacer, porque hace unos días leía un libro de Enrique Vila-Matas (“París no se acaba nunca”) en el que disertaba sobre la supuesta elegancia e incluso superioridad que damos algunos a la tristeza y a la angustia  llegando a una conclusión que me gustaría compartir: “Andaba por las calles de mi barrio como un triste fantasma y descubrí de pronto lo poco elegante que podía ser la desesperación (…) En otros días, andar como un fantasma me habría parecido muy elegante. Pero ese atardecer de agosto, al ver que en mi barrio de París ya no era yo nadie supe que clase de desastre tan grande se escondía en el interior de la “elegante” desesperación” … “Nadie nos pide que vivamos la vida en rosa, pero tampoco la desesperación en negro. Como dice el proverbio chino, ningún hombre puede impedir que el pájaro oscuro de la tristeza vuele sobre la cabeza, pero lo que sí puede impedir es que anide sobre la cabellera, decía Montaigne. Al comienzo de El Antiedipo hallamos está gran frase de Foucault: No creas que porque eres revolucionario debes sentirte triste”. ex-dr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: