2:45 PM, Listerío o listomanía

Estoy en la fase de ponerme al día en cuanto a los discos que debería haber escuchado en 2011 y aún no había hecho. Soy muy fans de las listas – tanto propias como ajenas- de lo mejor de cada año, por eso me paso todo diciembre y enero acumulando referentes, comparando, descartando y remarcando, pero sobretodo ¡descargando!.

Parece increíble que aún hoy, en pleno siglo 21, con la cantidad ingente de información que nos bombardea todos los días, se nos puedan pasar joyas por alto. Increíble pero cierto, haré una clasificación para catalogar el joyerío del que hablo:

a)      Aplicando la máxima de “…, millones de moscas no pueden estar equivocadas” elijo aquellas obras que copan los primeros puestos de la mayoría de las listas, que si bien ya había tenido durante el curso referencias buenas, o bien pasé por pereza o por incredulidad o –casi siempre- por prejuicios. Por ejemplo el pedazo disco de Drake, (“Take Care”), una monumental obra de R&B con la que podemos completar la que denominaré “sagrada trilogía de 2011”: James Blake + The Weeknd + Drake.

b)      Por otra parte están esos discos que de los que no oíste hablar porque seguramente no fueron de campanazo inmediato y han ido subiendo su cotización en la mente de los críticos con el paso del año. Ahora se revelan como obras de arte totalmente consolidadas, buen ejemplo es el “Felt” de Nils Frahm. Una maravilla de “simple” piano neoclásico que se acerca por momentos al jazz más triste, por momentos a la experimentación más agradable y agradecida. Utiliza las pulsiones de las teclas, la respiración, el ruido ambiental, … como si fuesen instrumentos, pero no se trata de música clásica, por favor, ¿por quién me tomáis? .

c)      Mención aparte tienen los discos que hacen ¡click! en tu cabeza, que no conocías en absoluto, ni has leído sobre ellos, ni has escuchado nada suyo en la radio o en el youtube, pero que tras la lectura de un breve resumen explicativo generan las necesarias conexiones neuroeléctricas para empujarte a comprarlos: ¡Lanzarte al abismo de la aventura consumista sin apenas referencias!. Esto pasa pocas veces, pero cuando pasa es una gozada, la emoción te inunda, se mantiene con la tensión del tiempo que tardan en llegar desde que los encargas, se prolonga mientras los desembalas y estalla cuando la aguja surca los canales del vinilo, ooooooooooooohhh. Esto me ha pasado con Fasenuova, (“La quinta hoguera”), lo mejor que ha salido de Asturias desde Penelope Trip. Ayer me pasó, me llené de gracia con la misteriosa y oscura mezcolanza de prototecno, vanguardia, absurdez, rock and roll y surrealismo que invadió mi alma. ex-dr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: